Las alarmas contra incendios en Tenerife sirven como protección de nuestro hogar ante cualquier peligro ocasionado por el fuego. Los expertos clasifican la seguridad de dos formas: activa y pasiva. La primera es la acción directa, como la evacuación o utilización de extintores; la segunda es la prevención, como el recubrimiento de fachadas o extractor de humos.

La detección de incendios nos avisa de que existe un fuego en determinado lugar. El objetivo de las alarmas contra incendios en Tenerife es localizar el espacio y nos lo comunican para poder activar un plan de emergencia.

Existen dos tipos de detección: la humana y automática. La humana es la que desarrollan las personas y no suele ser muy rápida y la automática depende de los aparatos contra incendios y funciona más ágilmente.

Las instalaciones de estas alarmas tienen que ser supervisadas por un técnico y necesitan un mantenimiento cada cierto tiempo.

Antes de que descubramos si hay alguna quema alrededor nuestro, una alarma la halla, mediante una señalización óptica o acústica, y nos dice el sitio exacto donde se ha producido un posible accidente. El emplazamiento se descubre mediante gases o detectores iónicos; después, intervienen los humos visibles; y, finalmente, los de temperatura y llama.

Las centrales de señalización son las más importantes del sistema y sirven para coordinar todo el mecanismo y los pulsadores de la alarma. Tenemos que estar atentos a que la batería del sistema de alimentación esté siempre cargada. De lo contrario, fallaría toda la red. Cualquier avería debe ser señalada a la central.

La instalación tiene como objetivos la transmisión y el control mediante una señal perceptible en todo el edificio y poner en conocimiento la existencia de un posible incendio.

En Extintores Proinse disponemos de un equipo de profesionales, que te instalará el mejor sistema de prevención contra incendios. No dudes en contactar con nosotros para su mantenimiento.